domingo, abril 20, 2008

Salir adelante

A mi a veces me asustan las diferencias socio-económicas. Y eso yo estoy dentro de lo que se podría llamar "clase media", así que si miro para abajo no veo un abismo tan grande y si miro para arriba no veo unas distancias insalvables, como sí lo podrían ver quienes se encuentran en dichos extremos "estratosféricos".

Esta semana me encontré conversando sobre temas poco trascendentales con un grupo de personas de cierto círculo social que últimamente frecuento por razones estrictamente profesionales. Casi todos ellos, al parecer, pertenecen a aquella clase social emergente, que proviene de orígenes humildes, y que hoy se sienten de mejor familia por la posición que han alcanzado, eso sí, en base a esfuerzo y arduo trabajo.

Es obvio que todos deseamos mejorar nuestra condición económica y, como se dice popularmente, "salir adelante". A todos nos ha picado el gusanillo de la codicia y hemos deseado alguna vez no tener que usar más el transporte público, o vivir en un vecindario más seguro. Pero yo no puedo dejar de preguntarme: conseguir esas cosas, ¿me hace mejor persona? Gastar 4 veces más de lo que me gasto hoy en día en un corte de cabello, ¿va a afianzar de alguna manera mi condición de ser humano? Cambiar de celular cada año solo por gusto, ¿me va a acercar más a aquellos con quienes quiero comunicarme?

No voy a negar que es satisfactorio mejorar la calidad de vida, pero hay que recordar siempre hacerlo por las razones adecuadas, que no sea por apariencia sino por ofrecerle lo mejor a las personas que dependen de nosotros, que siempre deben estar por delante las necesidades básicas (del presente y del futuro) antes que los caprichos del momento de adquirir cosas innecesarias.

Llámenme idealista, pero soy de los que piensa que se puede ser feliz con poco, claro, dándose de vez en cuando una buena motivación para continuar viviendo, qué sería de nosotros sin motivaciones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parece muy interesante, lo que dice este individuo, pensandolo mejor al fin y al cabo todo lo que las personas construyen se desbarata al momento de su muerte, sin embargo no ahi que ser egoista, pensar en la familia que tenes y ayudarlos piensa siempre mas en los demas que en ti mismo.