domingo, agosto 23, 2009

Frustración

No se por donde empezar. Por el principio, dirán ustedes, pero si empiezo por el principio sería una historia de nunca acabar y me perdería en ella.

Solo diré que el estado de gran confusión en que me encuentro me obliga a desahogarme de alguna manera, y a falta de un confidente recurro a este espacio, que tengo abandonado, como muchas cosas de mi vida.

Casi todos, muy en el fondo tenemos guardado el deseo del reconocimiento y la admiración. Y generalmente deseamos ser admirados y reconocidos en el campo en el que nos especializamos. Por ejemplo, si eres médico quieres ser reconocido en la medicina, si eres ingeniero en la ingeniería.

Pero, ¿qué pasa si eres un fiasco en tu campo y eres reconocido y admirado por tus pasatiempos o hobbies? ¿Erraste en la elección de tu carrera o simplemente eres un mediocre, poco comprometido y distraído que se anda por las ramas?

¿Cómo hacer para enderezar el rumbo en un momento de la vida donde todo el mundo tiene más que definido su carácter, su lugar en el mundo? ¿O es un riesgo inútil, tirar a la papelera años y años de formación, con el elemento adicional de la decepción de aquellos de quienes recibimos todo el apoyo para llegar al lugar en donde estamos solo para darnos cuenta que no estamos satisfechos con nuestra elección?

Peor aún, ¿todas estas inquietudes son solo el reflejo de la indecisión y el miedo a tomar las riendas de nuestra vida y hacer algo productivo con ella?

Es frustrante, muy frustrante.

3 comentarios:

Pepa Papanatas dijo...

En experiencia propia, tiene uno que dejar de pensar que el logro siempre es el camino trazado de antaño. Quizás nos ahorraríamos más desgastes de energía si entendieramos que los planes deben ser flexibles, y que a parroquianos cualquiera les puede salir bien su planificación, como a otros nop.

Ahora, completamente de acuerdo. Es rejodidamente frustrante.

Pala Labra dijo...

Lo que yo creo es que todos, o al menos muchos, tenemos sueños frustrados que cuestionan acerca de los caminos que elegimos. Así igualito me pasa a mí.

Lo importante es que nunca es tarde para cambiar de opinión.

Un abrazo, y buena suerte!

Pala Labra dijo...

Hola, te quiero agradecer por el comentario que pusiste en mi blog hace algunos días.
Me alegra que te haya hecho sentir bien.
Un abrazo.