viernes, diciembre 21, 2007

Nada más que bullicio



31 largos días... de música, pólvora, luces, fritangas, bullicio... en eso te convertiste para mí, en nada más que bullicio.

¿Por qué te empeñas en convertir a todos en zombies que toman, ríen, bailan y se divierten sin importar si no tienen con qué pagar sus cuentas? ¿Es que ya no existe la "Navidad de los pobres" como dice la canción? ¿Todo tiene que ser ostentoso contigo?

¿Por qué no eres como antes? Antes era suficiente una reunión discreta con amigos y familiares, que se contentaban con verse las caras por una vez en el año y compartir una cena especial. Pero ahora no, ahora necesitas un marrano y todo el trago que te entre hasta que caigas dormido.

Diciembre, ¿cuándo vamos a hacer las paces? Me traes lindos recuerdos del pasado que no hacen más que reforzar mi aversión hacia tí. Pero tal vez no es tu culpa. Tal vez solo te usan como excusa para olvidar. Los haces olvidar sus dificultades, sus penas, su propia "Navidad de los pobres", los recuerdos de épocas más difíciles.

No hay comentarios: