viernes, mayo 02, 2008

Cuando el 30% no alcanza, algo debe andar mal

Leí con cierto asombro sobre el aumento del salario mínimo en Venezuela: 30%. ¡TREINTA POR CIENTO!, dirá usted si me lee en Colombia, escandalizado. Estamos acostumbrados al triste incremento porcentual de un sólo dígito cada diciembre. Pero es que la situación no es la misma.

La inflación en Venezuela en 2007 fue de 22.5%. Empecemos por ahí. Además, los precios son exorbitantes, en todos los rubros (tal vez con la excepción de los artículos de oficina y la tecnología, todo importado), soy testigo de ello. Pero con los alimentos se sobrepasan todos los límites, además de la escasez y de la mala calidad de los perecederos. Cuando estuve de visita hace dos años, ví a mi tía comprar unas zanahorias raquíticas por un precio alarmante. Y no hablemos de comer fuera de casa, es un lujo que pocos se pueden dar.

De acuerdo con el Gobierno Venezolano, este incremento ubica a Venezuela con el salario mínimo más alto de América Latina, con 372 dólares. Claro, haciendo la conversión a la tasa de cambio oficial, que está fijada por el Gobierno, pero que no refleja el verdadero valor de la devaluada moneda venezolana. Cabe decir que en los peores momentos de crisis, el dólar es comercializado en el mercado negro a más del 100% de su valor.

Así no hay país que aguante, la solución a los precios altos no debería ser aumentar el poder adquisitivo de la gente, si no tomar medidas de fondo que tiendan a estabilizar los precios al consumidor: no depender de las importaciones, diversificar la economía, darle buen uso a los recursos del petróleo. Y que los venezolanos colaboren, que frenen un poco el consumismo (en Caracas es terrible), que sean buenos ahorradores, que haya quien quiera trabajar la tierra, que hagan la tierra productiva, que no esperen que el Estado les de todo lo que piden. Pero eso en este momento parece imposible; cuando el Estado es el mayor empleador del país, y los problemas de dinero se solucionan con más dinero, todo se convierte en un círculo vicioso del que cuesta mucho salir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

LA SOLUCION ES ENVENENAR A CHAVEZ.
Y PUES NO SE PERDIO DE MUCHO EN MI PEDAZO DE BLOG. BORRÉ LAS ENTRADAS DE MUUUUUCHO TIEMPO. PERO SEGUÍTE PASANDO.
UN SALUDIÑO!