miércoles, julio 30, 2008

Poesía de ingeniero, no rima (ii)

Estoy perdido en el mar de mis pensamientos.

No tengo brújula, ni mapa.
Tengo remos, pero olvidé usarlos.
Tengo vela, pero no sopla el viento.

Mi barco es mi conciencia, que aún emerge,
intentar nadar sería renunciar a ella.

Me esperan en el puerto, pero aparentemente no me importa.

Busco un borde de tierra de dónde aferrarme,
quiero sentir bajo mis pies algo que sea real,
quiero encontrar mi rumbo.

En cambio estoy sentado,
esperando a que el viento empiece a soplar,
sin darme cuenta de que el viento sopla,
solo cuando viene la tormenta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Suena a una etapa de transición. Bueno, a la final en esas andamos varios.

Ŧabián dijo...

yo la llamaría más indecisión... pero transición está bien si vamos a ser condescendientes, gracias.