miércoles, agosto 20, 2008

I can't leave the past behind

El autor de este blog pide disculpas a su innumerable afición (si, claro) por no actualizarlo, pero ha estado muy ocupado contactando a sus compañeritos de preescolar y primaria por el Facebook, montando fotos y recibiendo 20 mails por día con cada comentario, etiqueta y solicitud de amistad que ellos hacen. Cabe decir que él se siente muy satisfecho porque todos lo recuerdan y le cuentan historias que había olvidado.


Como dice el encabezado de este blog: "You can't leave the past behind"


Obvio, sigue odiando el Facebook porque le recuerda lo poco que ha hecho por su vida en estos 19 años y no puede dejar de hacer estúpidas comparaciones de tu vida vs la mia. Pero claro, no todo el mundo puede ir a hacer posgrados a Canadá, o estudiar idiomas en Australia ni todos tienen que decidir casarse y tener hijos. Qué tal que a todos se les diera por ir a estudiar al extranjero, los países tercermundistas se quedarían vacíos. Qué tal que todos fueran padres de familia, la tasa de natalidad estaría desbordada. Los perdedores tienen la delicada y nunca bien ponderada misión de conservar el equilibrio del mundo.

Pronto regresaremos con las reflexiones habituales, gracias por su fidelidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Son de esas época doradas y tiernas, o bueno para mí lo son. :)

Pala Labra dijo...

Jajaja... déjame decirte que en ese caso, yo también soy una loser. Mis compañeras del colegio ya están casadas, con hijos o planificando el matrimonio, viajando por el mundo y haciendo posgrados. Yo, soltera y desempleada.

Pero bueno, yo digo que voy a mi ritmo. Cada quien tiene su tiempo y es mejor no compararlo con el de los demás.

Un abrazo.

Ŧabián dijo...

Pepa: son los mejores recuerdos y es grato darse cuenta que no solo es uno el que los atesora.

Pala Labra: es lo que dice todo el mundo, "las cosas llegan a su tiempo". Tienen razón, pero en el camino uno se cuestiona.